dimecres, 6 d’abril de 2011

Harry Potter y la cámara secreta




Tras el primer curso de Harry en Hogwarts, éste regresa al hogar de sus tíos Vernon y Petunia Dursley para pasar el verano allí. Un día, en la habitación de Harry aparece un ser conocido como «elfo doméstico» llamado Dobby, quien le advierte que no debe asistir a su segundo curso del colegio puesto que «estará en peligro mortal»; sin embargo, Harry hace caso omiso a las palabras del elfo. Después de esto, Ron Weasley, y sus hermanos Fred y George arriban a su casa en un coche volador, escapando con Harry.
Poco después del comienzo de Harry en su segundo año en Hogwarts, mensajes en las paredes de los pasillos revelan que la mítica Cámara de los secretos se ha abierto de nuevo y que el «heredero de Slytherin» matará a todos los alumnos cuyos padres no tengan sangre mágica —entre ellos, Hermione—. Después de esto, varios habitantes de la escuela son encontrados petrificados en los pasillos. Mientras tanto, Harry, Ron, y Hermione descubren a Myrtle la llorona, el fantasma de una chica que fue asesinada la última ocasión en que la Cámara se abrió, y cuya guarida es el inodoro del baño de mujeres donde ella murió. Myrtle le muestra a Harry un diario que lleva el nombre de «Tom Marvolo Riddle». A pesar de que sus páginas estaban en blanco, responde cuando Harry escribe en él. Finalmente el libro le muestra Hogwarts cincuenta años antes. Ahí observa a Tom Riddle, un alumno en aquel momento, culpando por abrir la Cámara a Rubeus Hagrid, quien entonces tenía trece años de edad y ya se había dedicado a cuidar peligrosas criaturas mágicas como mascotas.