dimecres, 6 d’abril de 2011

Harry Potter y el prisionero de azkaban

        

El verano se acerca a su fin y encuentra a Harry Potter de 13 años en la casa de sus tíos, los Dursley. Pero luego de un incidente en que el muchacho no logra controlar su temperamento y hechiza a una visitante –Marge, la hermana de Vernon Dursley–, el muchacho huye a bordo del Autobús Noctámbulo rumbo a Londres. Así se entera de la noticia que mantiene en vilo al mundo mágico: un peligroso asesino ha burlado a los carceleros de Azkaban y se ha dado a la fuga.
Tras refugiarse en la taberna El Caldero Chorreante, se reencuentra, al cabo de unos días, con sus amigos Hermione Granger y Ron Weasley, quien se hospeda junto a su familia en el lugar. Pese a la renuencia de su esposa, Arthur Weasley decide poner al tanto a Harry de la relación que existe entre él y el prófugo Sirius Black: Black estuvo entre las filas del innombrable Lord Voldemort durante el apogeo de su poder y el motivo de su huida es, aparentemente, asesinar a Harry para propiciar el retorno de su amo.