dimecres, 6 d’abril de 2011

Harry Potter y el cáliz de fuego

                                       


En Hogwarts, una prestigiosa contienda llamada Torneo de los Tres Magos se va a desarrollar y de ella participarán las tres escuelas de magia más famosas de Europa: Hogwarts, Beauxbatons y Durmstrang. En la noche en que los representantes de cada instituto son elegidos (todos estudiantes con al menos 17 años) por el cáliz de fuego, una mano misteriosa provoca que Harry, sólo con 14 años, sea elegido como el cuarto candidato. Pese a la reticencia de Minerva McGonagall, Albus Dumbledore decide dejar que Harry participe mientras que la situación no se aclare. Sin embargo le pide al nuevo profesor de Defensa contra las artes oscuras –Alastor Moody- que vigile al joven mientras se desarrolla la contienda.
A excepción de Hermione, nadie cree que Harry sea inocente, ni siquiera Ron quien tiene un altercado con su amigo. Sirius Black previene a Harry que el incidente con el cáliz no es casualidad y que podría estar relacionado con Igor Karkaroff, el director de Durmstrang que fue mortífago años atrás, o bien con Barty Crouch, un funcionario del Ministerio cuyo hijo fue enjuiciado por servir a Voldemort. Para empeorar las cosas, Harry descubre que la primera prueba del Torneo consiste en enfrentarse a un dragón para rescatar un huevo dorado. El chico decide contar lo que sabe al otro campeón de Hogwarts, Cedric Diggory, para que quede advertido. Como Harry no encuentra forma posible de enfrentarse a la bestia, Moody lo ayuda a preparar una estrategia.